martes, 12 de mayo de 2009

Charles Darwin, el mito (1ra. entrega)


"...Entre el incontenible derrame de quimeras con respecto al personaje que nos ocupa, destacan con luz propia algunos de los adornos complementarios con que se nos ha presentado su figura. La de “un gran científico” en el que destacaban “su decencia y ansia de justicia” así como su “rigor intelectual”..."

Está generalmente admitido que en la mujer las facultades de intuición, de rápida percepción y quizá también las de imitación, son mucho más vivas que en el hombre; mas algunas de estas facultades, al menos, son propias y características de las razas inferiores, y por tanto corresponden a un estado de cultura pasado y más bajo. / … / Por consiguiente podemos inferir de la ley de la desviación de los tipos medios – tan bien expuesta por Galton en su obra sobre “El Genio hereditario” – que si los hombres están en decidida superioridad sobre las mujeres en muchos aspectos, el término medio de las facultades mentales del hombre estará por encima del de la mujer...”. (Darwin, en “The Descent of Man, and Selection in Relation to Sex” traducida como “El origen del hombre”. . definitivamente entre este tipo y yo hay algo personal)

El tema de esta “entrega” estaba previsto para más adelante, con el fin de narrar la historia que nos ocupa según un orden más o menos cronológico. Pero no tengo paciencia para esperar a transmitir al lector una información tan esclarecedora sobre la verdadera condición de Darwin como la que sigue. Por ello lo voy a hacer en distintas entregas.
Para hacer referencia al tema en este blog, tendré en cuenta lo que me han enseñado mis profesores, de quienes tanto abrogué en su momento y con quienes tanto me identifiqué después, es decir, los que no tenemos la ventaja de que la autoridad nos conceda un crédito incuestionable, no tenemos más remedio que apoyar nuestros argumentos de alguna forma, para ello, además de leer a Darwin tengo que apoyar mis estrategias informacionales en escritos acerca de Darwin.
El 12 de febrero, de 2009, se cumplieron doscientos años del nacimiento de Charles Darwin. En noviembre próximo se celebrará el sesquicentenario de su obra clave: "El origen de las especies", publicado en 1859 y que inmediatamente tuvo un impacto enorme. El texto era corto y accesible, revelaba un abrumadora cantidad de pruebas de su novedoso postulado y se apoyaba en más de tres décadas de incansable trabajo, que incluyó una suerte de vuelta al mundo de Darwin en el barco inglés Beagle entre los años 1831 y 1836, con una larga travesía por nuestro territorio y que lo trajo hacia nuestras costas, de la ciudad de Punta Alta, siéndo él uno de los primeros en dejar constancia escrita del nombre de la ciudad.
Charles Darwin, o si les gusta, Charles Albert Darwin, "Carlos Alberto", para los íntimos, es un personaje sobre el que mucho se ha hablado, y, máxime a cumplirse los 200 años de su nacimiento se está hablando durante este año, y yo no podía quedarme al margen, ante todo por una crítica, que desde mi humilde primer escalón desearía hacerle a los colegas que están mas arriba en la cima, a los que tienen las herramientas al alcance de su mano, me refiero, digo, a los historiadores. SE HAN DEJADO GANAR DE MANO!, y aquellos "historiadores" que pretenden historiar a Darwin repiten las palabras de los ya mencionados Jackustoneanos, quienes por leer algunas, o todas las obras de Darwin, pretenden historiarlo, y su fanatismo no se permite la crítica, tan necesaria en toda obra histórica





















Jack Cousteau, ¿se acuerdan?, ese tipo que era de todo: arqueólogo, paleontólogo, biólogo, historiador,..., ah! y de vez en cuando lo que en realidad le correspondia ser: oceanógrafo, (Aristóteles también era de todo, solo que en su época no se invadían fronteras de conocimiento). Bien, en nuestra Argentina Jackoustoneana no he encontrado a un solo historiador hablar de Darwin, ¿quiénes escriben sobre él?, pues los paleontólogos, los biólogos, los zoólogos, los sociólogos, e incluso los físicos!!!(claro, sin olvidar que la ciencia que probablemente ha alcanzado el máximo nivel de precisión en la predicción de los resultados con la Mecánica Cuántica es la Física) y ésto estaría bien si solo se dedicaran a hablar de los aportes que éste fulano hizo a la ciencia a la que ellos se dedican y no meterse con la historia del personaje, porque se cometen errores bárbaros, tremendos y absurdos como decir que Darwin fue el primero en hablar de evolución: yo me pregunto, para volver a nombrarlo ¿y Aristóteles con su scala naturae? ¿y los presocráticos, por nombrar a Empédocles, que aunque medio fantasma para morir había planteado que el hombre había aparecido de los peces(bueno, lo decía a su manera, no había conocimiento como hoy, a lo mejor, lo que quizo decir es que la vida salió del agua)? y ¿Heildenberg?, podrán decirme que se hace alusión a su propio abuelo, Erasmus,...., figurita repetida cda vez que se alude a "Carlitos".

Durante mis estudios se me insitió siempre la necesidad de hacer la ciencia interdisciplinaria,..., bueno algunos oran por dicha posibilidad y hacen lo contrario, desde su perspectiva idiosincrática de un absurdo positivismo por el que sostenen "...la Historia no es ciencia por ende no la podemos tomar en cuenta...". Por lo de la interdisciplinariedad es que para hablar de este "buen señor" a menudo, en mis entregas, me veré obligado a recurrir a la biología, la filosofía, la física,..., etc. y no estaré excento de ello, porque como versa el viejo adagio "A menudo la ley se ve contagiada por el delito que condena..."

Samuel Wilberforce - Richard Huxley



Yo no soy Richard Huxley (su gran defensor, conocido por ello como "el Buldog de Darwin"), y muchos menos me considero Sam el Meloso (ó el jabonoso, apodado así ya que siempre estaba resfregando sus manos en actitud de lavado) también, sabido es, el enemigo de Darwin, su nombre: el Obispo Samuel Wilberforce . Pero trabajando en una institucion que lleva el nombre de este prestigioso investigador(??), enseñando a los alumnos que debemos imponer nuestra postura, siempre y cuando este fundamentada, ante lo que nos pretenden inculcar, es que me ví, ya hace algunos años, impulsado a escribir esto y como publicar no esta al alcance de mi mano me valgo de esta formidable herramienta, el blog, para dar curso a mis críticas. Se puede o no estar de acuerdo, siempre y cuando exista fundamento para ello.

Y hago aquí alusión a un acontecimiento que me sirve para mi post, recordemos como cita Rober Silver G. (en Un Extraño Juicio. El Hombre antes de Adan, Diana S.A., Mexico, 1965, Trad. del inglés por René Cárdenas Barrios) "...Un antidarwinista muy vocinglero, era Samuel Wilberforce, obispo de Oxford. El obispo Wilberforce era un orador persuasivo, resbaladizo, cuyas dotes retóricas le habían valido el apodo poco halagüeño de "Sam el Jabonoso" [ó el Meloso]. Cuando apareció el libro, él encabezó la oposición por su cuenta. Se organizó un debate que se efectuaría en Oxford el 30 de junio de 1860, seis meses después de la publicación de El origen de las especies. El obispo Wilberforce iba a encabezar el ataque. Thomas Henry Huxley, el amigo de Darwin y vigoroso proponente de la teoría de la evolución, haría la defensa.El obispo Wilberforce se levantó para hablar ante una sala tensa, abarrotada, después de que oradores preliminares menos brillantes, habían aburrido al público durante algunas horas. Wilberforce desató su ofensiva de un modo jovial y confiado. "El principio de la selección natural", dijo, "es incompatible por completo con la palabra de Dios". Es una "visión ignominiosa de la Naturaleza". "Contradice los relatos revelados de la Creación". Flageló inmisercordemente las ideas de Darwin, quien no asistió por su mala salud. Por último, Wilberforce se volvió hacia Huxley y sonriendo de manera sarcástica le suplicó que le dijese "si era a través de su abuelo o de su abuela, de quien declaraba descender de un mono"...".

Huxley ofreció su defensa serena y solemnemente. Explicó las ideas de Darwin y demostró que Wilberforce no había dicho nada que las contradijera. Expuso la ignorancia científica de Sam el Jabonoso con frases firmes y severas. Entonces, por último, Huxley dijo que no estaría avergonzado en absoluto de tener a un mono por antepasado, pero sí se sentiría "avergonzado de descender de un hombre que emplea su conocimiento y su elocuencia para oscurecer la verdad". y acá quiero detener mi relato, recordemos esta frase "...un hombre que emplea su conocimiento y su elocuencia para oscurecer la verdad..." y a 149 años de tan mentado debate, prontos a cumplirse , me quiero referir a él, en éste mi post, para objetivar -y no criticar-a los que se han entusiasmado estudiando a Darwin, desde un pedestal alejado de la VERDAD HISTÓRICA y, con el conocimiento adquirido, elevan a este buen señor por sobre lo que no es "un científico", cuando, como dice Passolinni, es un metafísico (sic). Y si bien la interpretación de la realidad depende de la perspectiva desde que se la observe, algunos defenores de Darwin tiene su lente opacada por esa realidad . Es así como lo expresdo justifica las críticas que su gran obra “Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural, o el mantenimiento de las razas favorecidas en la lucha por la existencia” recibió de intelectuales, científicos y naturalistas que tenían conocimientos sobre la evolución, ya que en la Francia del S.XIX se venía hablando de evolucion desde hacía mas de 50 años y de las cuales la más concisa y reveladora es la del profesor Haughton, de Dublín, citada por el mismo Darwin en su autobiografía: Todo lo que había de nuevo era falso, y todo lo que había de cierto era viejo.

Si se entiende por neologismo el uso de una palabra nueva para explicar un hecho conocido y aceptado por todos, podemos decir que Darwin postuló una toría neologista, por ello, en mi humilde entender, y digámoslo ya; resulta difícil de comprender (y, posiblemente, sería necesario un profundo estudio histórico para ello) , cómo una supuesta teoría científica con unas bases conceptuales tan distantes de los fenómenos que pretende explicar se ha llegado a convertir para toda una cultura (o “civilización”) en la explicación de la historia de la vida.

A lo largo del Siglo XX, los biólogos han intentado (con poco éxito) comprender la evolución biológica bajo el prisma de unas variaciones “al azar” dentro de una especie, capaces de producir (con el tiempo) impresionantes cambios de organización genética, fisiológica y anatómica, gracias a una fe ciega en el poder creativo de la selección natural (La selección natural explica porqué los pájaros tienen alas y los peces agallas, y porqué el ojo está específicamente diseñado para ver y la mano para coger (Ayala, 1999)). Pero, lo cierto, es que los argumentos que utilizan y los fenómenos que pretenden explicar mediante esta base teórica tienen muy poco que ver con estos cambios de organización, porque los conceptos y los términos empleados para describir los fenómenos biológicos delatan el verdadero carácter (la verdadera esencia) de su modelo teórico: la competencia, el coste-beneficio, las estrategias reproductivas, la explotación de recursos, la rentabilidad … nos revelan, en realidad, una visión preconcebida y antropocéntrica (los animales y las plantas no utilizan una calculadora) de cómo son (cómo “han de ser”) las relaciones entre los seres vivos, independientemente de que sus supuestas explicaciones no tengan la menor relación, no ya con los procesos evolutivos, sino siquiera con la realidad de los fenómenos naturales.

Parece necesario insistir en el editorial de Henry Gee (2000) en la revista Nature: "...Hay cuestiones más profundas para preguntarse que por qué las polillas tienen alas más negras o más blancas, o por qué las orquídeas tienen pétalos de esta u otra forma. ¿Por qué las polillas tienen alas y por qué las orquídeas tienen pétalos? ¿Qué creó esas estructuras por primera vez? La victoria del darwinismo ha sido tan completa que es un shock darse cuenta de cuan vacía es realmente la visión darviniana de la vida. (en negrita es mío).

Los cambios morfológicos observados a lo largo del proceso evolutivo se han de producir, necesariamente, mediante cambios en el desarrollo embrionario capaces de modificar el resultado final de la formación de los órganos y estructuras (es decir, las diferencias entre aletas y extremidades o entre éstas y alas se produce por cambios en la embriogénesis) y la supuesta actuación de la selección natural sobre pequeñas variaciones “al azar” en organismos adultos (con capacidad para reproducirse) no puede explicar el origen de estos cambios de organización, porque la “selección” sólo puede actuar (sólo puede seleccionar) sobre lo que ya existe. (Sandín 2002)

Nunca se ha encontrado en ninguna parte del mundo alguna forma transitoria real que supuestamente podría exhibir la evolución gradual de los organismos vivos, de especias primitivas o avanzadas. Teóricamente según esta teoría la “selección natural” fue probando modelos hasta que alcanzó ese ser perfecto y mejor adaptado, por lo que debería de existir un amplio abanico de especies transitorias, las cuales supuestamente deberían haber sido recogidas por el registro fósil y haberse contado por millones, ya que eran las formas que más tiempo habían ocupado a lo largo de la evolución. En clara duda se pone que dichas especies, que tendrían que ser monstruosas, mitad pájaro mitad reptil, mitad pez mitad reptil,..., ya que correspondían a estados intermedios, fueran minimamente viables para sobrevivir, ya que al convivir con la especie de la que supuestamente habían evolucionado estaba en clara desventaja respecto a ella. Además en muchos casos la anatomía comparada revelaba que dichas especies tenían rasgos anatómicos muy diferentes y que nunca pudieron ser ancestros o descendientes una de la otra, ya que se observaba un cambio que reflejaba claramente un cambio en la embriogénesis que no podía ser atribuido a simples mutaciones al azar (Passolini, Piero "El futuro Mejor que el Pasado", ya lo he citado, en otra oportunidad, en mi blog)

En su empeño, los darvinistas, por mantener su teoría, llevaron acabo multitud de falsificaciones. Por ejemplo en los dibujos, les vino muy bien que algunos fósiles descubiertos eran susceptibles de todo tipo de interpretaciones. Generalmente consistían en fragmentos de huesos incompletos y dispersos. Por esa razón resultaba muy fácil distorsionar los datos disponibles y usarlos como se desee. Muchas de estas reconstrucciones hechas por los darvinistas estaban preparadas de modo totalmente especulativo con el objeto de confirmar sus tesis.

(vide http://www.uam.es/otros/geb/revista/Darvinismo%20y%20sociedad.htm)

....En fin,...., Darwin en el ocaso...? (continuará)

5 comentarios:

Colo dijo...

Ayyyy cuanto escribiste, pero valió la pena leerte... Muy buen artículo profe!!!

Yo si vuelvo a ser "chiquita" estudiaré historia ja

Bezazos amigo!

Jhony -Juan Blanco- dijo...

ES largo, es verdad, ¡¡¡y eso que es una primera entrega!!!. Te comento, Colo, que hay algunos que se molestaron, porque algunos leen y opinan en persona, claro, yo tengo fundamento, ellos solo fanatismo, como lo digo en el post.

BEZAzOS AMIGAZA!!

Emilio Cervantes dijo...

Saludos,

http://weblogs.madrimasd.org/biologia_pensamiento/category/1217.aspx?Show=All

Ro dijo...

Recién pude leer esta primera entrega... Es que estoy "en graves conflictos con mi tiempo", últimamente (ja ja ja) y este tipo de posteos no es para leerlos así nomás y comentar para quedar bien (cosa que yo nunca hago).
Creo que hay que ser muy amplio para atreverse a cuestionar cosas arraigadas socialmente y (lamentablemente) la mayoría de las personas tendemos a fanatizar en lugar de escuchar, indagar, cuestionar y cuestionarnos.
Por eso, te felicito por estos posteos... Porque nos das una visión diferente, apertura y posibilidades de crecer en conocimientos en lugar de quedarnos con lo que nos dijeron, porque lo dijo "Fulano de tal" (que es alguien importante)...
Una vez, apenas me recibí de docente, me asignaron un quinto grado para hacer una suplencia, y eran chicos muy trabajadores, pero rebeldes, preguntones, no aceptaban el "hay que trabajar sentaditos", o el "porque sí"... Yo utilizaba esta característica del grado para que aprendieran y lograran trabajos enriquecedores en forma más dinámica, pero la vicedirectora (no muy grande en edad, pero sí muy vieja amargada en espíritu), me dijo: este grupo es TE-RRI-BLE...Son muuuy cuestionadores!!! (Como si ser cuestionador fuera un problema...) Y yo siempre sostuve: Cuántos cuestionadores harían falta para que el mundo mejorara...!!! o no?
Bueno, un beso... voy a seguir adelante con las otras entregas posteriores...
Ro

Jhony -Juan Blanco- dijo...

Gracias Ro, en verdad son muy pocos los que leen mis post, pero SON BUENOS, SON EXELENTES, COMO VOS, y no lo digo para quedar bien, sino que los que leen lo que escribo (esto es "dequeísmo" no?)entienden lo que hago, vos lo hacés y por eso me lees. Gracias!

Guerra de Yom Kipur y la Crisis del Petroleo

Loading...